El próximo 1 de julio entra en vigor el nuevo sistema de gestión del Impuesto del Valor Añadido de Suministro Inmediato de Información del IVA. Después de más de 30 años de gestión con el sistema actual, la Agencia Estatal de Administración Tributaria da un paso de gigante modernizando el sistema y acompasándolo a la situación tecnológica presente con objeto de mejorar el control tributario y asistir al contribuyente en el cumplimiento de sus obligaciones.

Aunque el proyecto de Ley preveía su puesta en marcha en enero de 2017, el vacío legislativo llevó a que finalmente se publicara en el Real Decreto 596/2016, de 2 de diciembre, para la modernización, mejora e impulso del uso de medios electrónicos en la gestión del IVA, complementada principalmente con la Orden HFP/417/2017, de 12 de mayo, por la que se regulan las especificaciones normativas y técnicas que desarrollan la llevanza de los libros registros del IVA a través de la Sede electrónica de la AEAT.

El nuevo sistema consiste en el envío electrónico de los registros de facturación, recibida y emitida, que forman parte de los Libros Registros de IVA, mediante servicios web basados en el intercambio de mensajes XML, con cuya información se constituirán prácticamente en tiempo real, los distintos Libros Registro.

Los obligados al SII, entre los que se encuentran todas las universidades que tengan la obligación de autoliquidar el IVA mensualmente, deben realizar esta remisión automática en un plazo de 4 días, 8 días durante el período extraordinario que abarca hasta diciembre de 2017. Como mejoras, se podrán presentar e ingresar las autoliquidaciones periódicas del IVA diez días más tarde de lo habitual y dejarán de tener la obligación de presentar los modelos 347 (operaciones con terceras personas), 340 (los propios libros registro) y 390 (el resumen anual de IVA). Además, se podrá contrastar la información de sus Libros Registro con la información suministrada por sus clientes y proveedores siempre que estén también incluidos en el sistema.

Esta gestión en tiempo cuasi real, implica un cambio de concepción del modelo tributario y un cambio de mentalidad en la gestión de las administraciones públicas y por ende de las universidades. El objetivo no es otro que la transparencia y control del fraude fiscal; la remisión de los registros de facturación recibida en un plazo de 4 días desde la fecha del registro de las facturas en el sistema contable de la misma, implica que la información pueda no ser definitiva, por los propios procesos de conformidad y legitimidad del gasto, para lo que la AEAT prevé el envío de operaciones tanto de modificación como de anulación entendiendo que la gestión de las facturas es viva.

Existe una preocupación generalizada sobre la deducibilidad del IVA que se incluya en el modelo 303 con el derivado de los registros de las facturas recibidas, pero la AEAT es clara en este punto: “ambos podrán coincidir salvo, entre otros supuestos, cuando la deducción se ejercite en un período de liquidación distinto a aquel en que se recibe la factura y dentro de los cuatros años siguientes al devengo”.

También hay que tener presente que conviene que el sistema de facturación de las universidades sea único, para emitir, y por tanto poder remitir al SII, toda la facturación emitida por la Universidad, con única personalidad jurídica, independientemente de los centros descentralizados que presten los servicios y tengan su gestión económica descentralizada.

De nuevo, como recientemente hemos vivido con la integración con el Punto General de Entrada de facturas electrónicas, los servicios económicos de las universidades entran en una nueva etapa sujeta seguro aún a más cambios que estarán por venir y que requerirán de meses de trabajo para adaptarnos y normalizar la explotación del nuevo sistema. A medio plazo seguro que supondrá una descarga de gestión para los gestores de las universidades y que ni siquiera será necesario presentar ya las autoliquidaciones de IVA.

Después de meses de arduo trabajo y mucho esfuerzo, UNIVERSITAS XXI – ECONÓMICO está preparado en su integración con el Suministro Inmediato de Información y el equipo dispuesto a allanar el camino todo lo posible. Lo importante es afrontar el nuevo reto con muchas ganas y máximas garantías, echar a rodar el sistema, y, lo fundamental, aprovechar el cambio para seguir mejorando los sistemas de gestión económica y la propia gestión económica de las universidades.
¿Preparados?

Entrada elaborada por Inma Martí, Directora de UNIVERSITAS XXI – ECONÓMICO